Nautik People

Laura Madrueño: «Toda la vida he sido como un pez. Siempre he necesitado el mar»

Forbes Nautik entrevista a la periodista y presentadora del tiempo de Telecinco

«Si el mar se pudiera leer sería este libro», dice el director de Informativos Telecinco, Pedro Piqueras, sobre «Somos agua» (Aguilar-Penguin Libros), el libro que la periodista y presentadora Laura Madrueño lanzó hace poco más de un año y que tantas alegrías le (nos) está dando. Nosotros vamos incluso más allá: si el océano fuese una persona… sería Laura Madrueño. Esta semana, Forbes Nautik charla con la presentadora del tiempo de Telecinco, firme defensora de la naturaleza y de los mares.

Una concienciación con lo que nos rodea que va más allá de las palabras. Además de su libro, está inmersa en el proyecto «We Are Water Films», con el que pretende acercar las maravillas del mundo submarino y de la naturaleza al público general y sobre todo, concienciar sobre el impacto del ser humano en nuestro planeta. Lo hace en primera persona, ya que es submarinista, heredando el amor por el buceo que desde siempre le han inculcado sus padres.

PREGUNTA. ¿De dónde nace tu amor y compromiso por la naturaleza?

RESPUESTA. Desde que nací he pasado largas temporadas en el Mediterráneo y gracias a mis padres, buzos pioneros, he crecido cerca del mar y navegando. En los veranos de mi infancia recuerdo que esperaba a mi padre en la orilla cada día, y cuando llegaba de bucear nos sumergíamos en “lo negro”. Con apenas tres años me enganchaba al cuello de mi padre sobre su espalda, y bajamos unos metros… recuerdo perfectamente que allí abajo, no sólo no había oscuridad, sino que aparecían la luz y los colores, y me quedaba fascinada con algo absolutamente hipnótico: aquellas gigantescas praderas de verde posidonia danzando ante nuestros ojos al son de la marea. Y por supuesto, mirando a los peces y buscando tesoros, mi padre me enseñaba las estrellas de mar, de aquellos colores que no existían fuera del océano. Las conchas, las anémonas, los pequeños pulpos… un auténtico espectáculo que me sigue sorprendiendo treinta años después.

Toda la vida he sido “como un pez” y sigo metiéndome en el mar da igual la época del año que sea. Siempre he necesitado el mar o la montaña cerca, y eso también me ha enseñado a apreciar a los seres vivos que nos rodean.

P. Hemos leído tu libro, toda una oda al respeto por lo que nos rodea. ¿Por qué te lanzaste a escribirlo?

R. Escribir este libro ha sido el reto más importante de mi vida. Me he dejado el alma en este libro para intentar contagiar esta pasión por el mar, para que la gente deje de tener miedo a nuestros océanos. Pero quizá lo que verdaderamente me haya impulsado a escribirlo es lo que he sentido al ver arrecifes completamente muertos o al ver cientos de pequeños plásticos flotando en el mar. O cómo se me ha partido el alma al ver a tortugas con el caparazón totalmente deformado por haber crecido atrapadas a un plástico, a peces y a otros seres vivos inmovilizados por redes kilométricas que se habían quedado pegadas al fondo, a tiburones aprisionados en horribles trampas de plástico. Lo que se siente al ver los fondos de nuestro mar Mediterráneo totalmente desolados y llenos de nuestros residuos, o llenos de peces asfixiados por los vertidos descontrolados. O lo que se siente al ver tantos plásticos flotando en la superficie del inmenso mar mientras navegas. Lo que te destroza ver con tus propios ojos lo dañinos que somos como especie para este planeta.

Tenemos que saber que los océanos son nuestros pulmones y se están deteriorando muy rápidamente. Están desapareciendo especies, las condiciones del agua están cambiando y los plásticos ya forman parte de nuestra dieta aunque no lo sepamos. Y hoy en día, aunque parezca mentira, nos falta mucha información sobre nuestros mares y las especies que los habitan. Por eso en los últimos años también he compaginado mi trabajo en televisión con la realización de documentales submarinos, charlas y ponencias con el objetivo principal de divulgar y dar herramientas para que entre todos podamos frenar la crítica situación que viven nuestros mares..

En este ensayo comparto por primera vez todas esas experiencias con las que me ha obsequiado el océano, y cómo y por qué gracias a ellas mi compromiso para conservarlos se ha convertido en el motor de mi vida. 

P. ¿Qué papel tenemos cada uno de nosotros para evitar que toda la basura que generamos acabe en el fondo marino?

R. Los hábitos en casa son fundamentales y todos podemos hacer algo, no sólo para que la basura no llegue al mar, si no para que la temperatura del planeta deje de aumentar de esta forma tan agresiva. En mi libro hablo largo y tendido del problema de la basura, de los tipos de basuras y de los viajes de los residuos tóxicos, y por supuesto, de uno de los más dañinos para los mares: los plásticos. Pero también hablo de otro problema muy grave para los océanos, el calentamiento global. 

Los hábitos en casa son fundamentales
y todos podemos hacer algo»

Entre todos tenemos que frenar el consumo, debemos hacerlo de forma razonable, consumir menos es lo más fácil que podemos hacer: menos calefacción, menos gasolina, luces de bajo consumo, reutilizar más las cosas, la ropa, la tecnología… menos plástico a la hora de comprar, nada de comida a domicilio (todo viene emplasticado y además esos envases no son precisamente sanos), no usar cápsulas de café, bolsas de plástico, pajitas de plástico, botellas de plástico… que se usan millones y millones cada minuto en el mundo… y la mayoría de ellas acaban en el mar. 

Reciclar correctamente es fundamental, así como leer las etiquetas en el supermercado: comprar productos de proximidad, a granel, pescados de forma sostenible, evitar el consumo de tiburón (el cazón tan típico en verano) o de atún, reducir drásticamente la comida procedente de derivados de animales, evitar el aceite de palma…

Por ejemplo, yo hago compost en casa con toda mi basura, algo que recomiendo encarecidamente para intentar evitar tantísima basura. También tengo mi propio huerto ecológico, reciclamos y reutilizamos todo lo posible, y también he cumplido mi sueño de vivir en una casa sostenible

En 2050 seremos diez mil millones de personas en el mundo y tenemos que ser consecuentes con nuestro consumo para que las próximas generaciones puedan sobrevivir. 

P. ¿Crees que todos deberíamos ser ‘submarinistas por un día’ para ser conscientes de lo que tenemos que cuidar?

R. Por supuesto, eso es uno de los objetivos que tengo con mi libro y con los trabajos documentales, animar a todo el mundo a ponerse unas gafas de buceo y echar un vistazo en “lo negro” como yo decía de pequeña. El ser humano ha explorado más por encima de sus cabezas que en las profundidades de su propio planeta, y tenemos un mundo totalmente extraterrestre a nuestro alcance, que a mí me deja sin palabras cada día que me sumerjo. Necesitamos que la gente conozca cuánto necesita los océanos para sobrevivir, y también que conozca de primera mano cómo están de contaminados los mares, cuánto está afectando el calentamiento global o la sobrepesca… porque es urgente que actuemos cuanto antes.

Foto: Francis Pérez

P. No solo a través de tu libro nos quieres concienciar en cuanto a océanos se refiere. También has lanzado «We Are Water Films». Háblanos un poco más de ese proyecto.

R. En realidad somos un equipo muy pequeño, una verdadera familia que empezó compartiendo su pasión, el buceo y mostrar ese mundo mágico submarino. Con el tiempo empezamos a profesionalizarnos y los cortos pasaron a ser documentales que ya han sido premiados nacional e internacionalmente. Somos un grupo de compañeros de profesión que llevamos ya cinco años trabajando en estos proyectos documentales con los que pretendemos acercar las maravillas del mundo submarino y de la naturaleza al público general y sobre todo, concienciar sobre el impacto del ser humano en nuestro planeta. Nuestros trabajos están comprometidos con especies amenazadas como los tiburones. También nos dedicamos a organizar proyecciones y ponencias relacionadas con el cambio climático, la ecología, los plásticos y la sobrepesca, intentando concienciar sobre nuestros hábitos de consumo. Nos podéis seguir en Instagram donde veréis imágenes de nuestros rodajes y consejos para vivir de una forma más sostenible.

P. ¿Confías en un futuro libre de contaminación y respetuosa con el medio ambiente?

R. Es difícil ser optimista con el desafío que tenemos por delante, pero por supuesto creo que podemos hacer mucho y que miles de millones de acciones diarias pueden suponer cambios importantísimos, pero es necesario actuar ya.

Hay mucha desinformación y mucho negacionismo al respecto, hace falta formación y educación. En los últimos años yo misma he podido comprobar la degradación de los océanos en múltiples lugares del planeta, y por eso sigo trabajando en los documentales, en charlas y por eso también he escrito este libro para intentar divulgar y dar herramientas. A lo largo de sus páginas también hablo de esos posibles futuros y soluciones más verdes a los que podemos aspirar. 

P. Vemos que no paras… ¿Cuál es tu próximo proyecto? ¿Qué hay en la cabeza de Laura Madrueño?

R. Siempre tengo proyectos en mente, y muchas ganas de embarcar. De cara al próximo año seguramente hagamos un nuevo documental en el Océano Índico y también recorramos a bordo Indonesia en busca de nuevas aventuras… Y ojalá muy pronto también cumpla otro de mis sueños: hacer una expedición por la Antártida. Os mantendré informados a través de mis redes (https://www.instagram.com/laura_madrueno).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.