Actualidad

Por qué los inversores se sumergen cada vez más en la Economía Azul

Dado que los océanos cubren más de dos tercios de la Tierra y desempeñan un papel vital en el sostenimiento del ecosistema del planeta, cabría pensar que serían una prioridad absoluta para los filántropos e inversores que buscan salvar el planeta. Y mientras la economía del carbono basada en la tierra va viento en popa, con multitud de planes para plantar cientos de miles de árboles nuevos y otras soluciones basadas en la naturaleza, la «economía azul», que mueve miles de millones de dólares, a menudo se pasa por alto.

Afortunadamente, algunas organizaciones y fondos de inversión –como Ocean 14 Capital– están literalmente sumergiéndose en este ámbito y encabezando la labor de encontrar soluciones sostenibles para mejorar la salud de nuestros océanos. «Sin un ecosistema marino que funcione bien, hay cero posibilidades de que la humanidad sobreviva en el planeta y mucha gente todavía no se da cuenta de ello», dice el cofundador de Ocean 14 Capital y asesor de inversiones del fondo, Chris Gorell Barnes.

En este sentido, añadió que los océanos absorben el 80 % del exceso de calor y el 60 % del CO2 de la atmósfera. También desempeña un papel fundamental en el suministro de oxígeno fresco y la seguridad alimentaria de millones de personas. No es de extrañar que la economía de los océanos tenga un valor global de 2,8 billones de dólares, equivalente a la séptima economía del mundo, según Gorell Barnes.

Dice que, si bien ha habido mucho interés por las praderas marinas, los manglares y la biodiversidad del litoral, hay muchos otros aspectos de la economía azul que aún no se han explorado, como el papel que desempeñan los fondos marinos en la absorción de carbono.

«Si no tenemos un ecosistema marino sano y próspero, el océano no podrá secuestrar carbono«, explica. «Si no hay poblaciones de peces o corales sanos, el océano no puede producir el oxígeno que respiramos».

«Invertir en la economía azul y hacerla sostenible es la inversión más importante de nuestro tiempo. Necesitamos tener una pesca sostenible, si queremos alimentar al mundo y garantizar la seguridad alimentaria».

El fondo de impacto Ocean 14 Capital, dotado con 150 millones de euros, está en vías de invertir en ocho empresas este año, y de hacer crecer su cartera hasta entre 20 y 25 empresas en tres años. Tras el compromiso de 10 millones de euros del fondo soberano del Principado de Mónaco, la empresa de capital privado ha recaudado 100 millones de euros desde el lanzamiento del fondo de impacto en fase de crecimiento en diciembre de 2021.

El fondo pretende actuar como una marea para impulsar la economía azul, un sector que utiliza los recursos oceánicos para el crecimiento económico y la preservación. El fondo de inversión de impacto ya ha realizado tres inversiones este año, y el especialista en tecnología de cría de camarones SyAqua se encuentra entre los primeros beneficiarios del fondo.

La plataforma de gestión de plásticos AION también ha recibido inversiones. Esta empresa noruega utiliza una tecnología propia para ofrecer la «circularidad como servicio» a las grandes industrias, garantizando que el plástico que ya tenemos se mantenga en uso el mayor tiempo posible.

El fondo Ocean 14 Capital se centrará principalmente en invertir en empresas en fase de crecimiento. Su objetivo es que alrededor de dos tercios del fondo se destinen a empresas con sede en Europa, y el resto se utilice para invertir en el resto del mundo.

Anteriormente, en diciembre de 2021, realizó un primer cierre de 80 millones de euros, con patrocinadores como el Fondo Europeo de Inversiones (FEI), Chr. Augustinus Fabrikker, Builders Vision, la Fundación Minderoo, y el empresario británico Alex Beard y el sueco Niklas Zennström.

Gorell Barnes dice que ahora es el mayor fondo de la economía azul y que tiene alrededor de 900 operaciones en cartera. «Tenemos la ciencia, la red, la comprensión de la conservación marina; tenemos experiencia en la creación de negocios de gestión de activos multimillonarios, y tenemos el conocimiento de la industria, en términos de inversión y ejecución dentro de la industria», agrega.

Estamos en un momento crucial de las finanzas, y creo que va a ser tan revolucionario como el cambio tecnológico de los últimos 20 años. Veremos cómo la inversión de impacto se transforma totalmente en términos de cómo se despliega el capital, habrá una gran cantidad de nuevas regulaciones que se presentarán, impulsando al capital institucional a invertir en vehículos que están teniendo un impacto positivo y medible en el medio ambiente y la sociedad».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.