Actualidad

BIBI, el narcovelero que la Policía ha cazado con 6 toneladas de hachís

También se ha descubierto que el grupo criminal utilizaban un dron para detectar seguimientos por parte de las autoridades policiales

La Policía Nacional –junto a Vigilancia Aduanera y en colaboración con las autoridades de Reino Unido e Italia– ha intervenido en aguas internacionales del Atlántico, a 130 millas de la costa de Huelva, unos 6.000 kilos de hachís y han detenido a los tres tripulantes a bordo del narcovelero BIBI, con destino a España.

La investigación dio comienzo a principios de 2021, al confirmarse las informaciones de que uno de los grupos criminales más activos en España se disponía a adquirir un velero para su uso en el narcotráfico. 

Gracias a la cooperación internacional con la National Crime Agency de Reino Unido y con las autoridades italianas, así como con la participación del CITCO (Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado) y el MAOC-N (Centro de Análisis y Operaciones Marítimas en materia de Narcotráfico), se identificó el velero y se coordinó una actuación policial.

La embarcación, de nombre BIBI y presunto pabellón maltés, se desplazó en febrero del presente año a Italia, desde donde se trasladó en marzo hasta España, estableciéndose en las costas levantinas como punto logístico y como base de operaciones a fin de ultimar los preparativos previos a la carga del estupefaciente en África.

Tras salir de España, navegaron hasta un punto de las costas marroquíes donde cargaron la droga con la intención de retornar a nuestro país e introducir el estupefaciente en Europa a través del sur de la península. Finalmente, la embarcación fue interceptada en aguas internacionales del océano Atlántico.

Los funcionarios arrestaron a los tres tripulantes, entre los que se encontraba el patrón de la embarcación, capitán con años de experiencia y con elevados conocimientos marítimos, quien ya había sido detenido previamente en similares circunstancias a bordo de otro narcovelero. El registro del barco se saldó con la aprehensión de unos 6.000 kilos de hachís, así como un dron que utilizaban para detectar seguimientos por parte de las autoridades policiales, cámaras de seguridad, o un detector de radiofrecuencia con capacidad para localizar dispositivos de geolocalización.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.