Nautik People

Sophi Horne, la diseñadora que hace furor en el sector de los barcos eléctricos

Forbes entrevista a la fundadora de SeaBird Technologies y diseñadora jefe del RaceBird

Sophi Horne, fundadora de SeaBird Technologies. ILJA C HENDEL

Sophi Horne se está convirtiendo en una de las mujeres más influyentes de la náutica. Esta empresaria y diseñadora nacida en Noruega y criada en Suecia está causando sensación con sus proyectos líderes en el sector, que están ampliando los límites de la navegación eléctrica. Aunque todavía es bastante joven en el sector, Horne ya ha dejado una huella importante como fundadora de SeaBird Technologies y diseñadora jefe del RaceBird, el barco de carreras del campeonato de lanchas eléctricas E1 Series. Habla con Forbes sobre el futuro eléctrico de los yates y el hecho de ser mujer en un mundo de hombres.

PREGUNTA. Volviendo a sus orígenes, ¿qué la llevó al mundo de la náutica y, finalmente, al diseño?

RESPUESTA. Vengo de una familia de navegantes. Mi padre es un navegante activo –compitió en vela– y mi madre también navegaba mucho, así que crecí en el agua. El diseño me resultó muy fácil. Empecé con el diseño gráfico y de marcas como actividad secundaria en la universidad. Gané algunos premios en Noruega a los 16/17 años y a los 18 me contrató una empresa de megayates. Mi familia no creía que se pudiera ejercer una profesión con la creatividad, así que volví a la banca, pero no era feliz, así que lo dejé.

P. ¿Qué le inspiró a crear SeaBird Technologies?

R. La historia comenzó con mi enfermedad de Lyme, que nadie conoce realmente. SeaBird se convirtió en una vía de escape para mí cuando estaba en la cama con mi ordenador, sin ver a nadie, mientras tomaba fuertes medicamentos y tratamientos.

Siempre he tenido una mente emprendedora. Antes de fundar SeaBird Technologies hace tres años, ya tenía otras dos empresas tecnológicas: una era una plataforma de servicios que intentaba poner los barcos al alcance de personas como yo. Con el tiempo, intenté encontrar marcas con embarcaciones de vela eléctrica, pero no encontré a nadie con la misma visión que yo, así que pensé en hacerlo yo mismo. Al principio, nunca imaginé que iba a ser yo quien diseñara los barcos.

Rodi Basso, la diseñadora Sophi Horne y Alejandro Agag delante del E1 RaceBird RB01 durante las pruebas del nuevo E1 RaceBird RB01. GETTY IMAGES

P. ¿Cómo influyó en su trayectoria el hecho de haber crecido en Suecia?

R. Oslo es la principal capital del coche eléctrico. Al principio, los coches eléctricos eran bastante bonitos y entonces también vi la Fórmula E. Sus modelos Gen 2 me llamaron la atención: hacían que los coches eléctricos fueran elegantes y sexys. Eso me inspiró a hacer lo mismo en el mundo naval. Mi mente empezó a preguntarse cómo podríamos combinar esos dos mundos y hacer algo que entrara y lo sacudiera un poco.

P. ¿Cómo se involucró en la Serie E1?

R. Fui a una carrera de Fórmula E en Marrakech para pedir una reunión con su equipo de desarrollo y, finalmente, con Alejandro Agag (director general de Extreme E, presidente de la Fórmula E y presidente de las E1 Series). Le hablé del SeaBird y de la ciencia que había detrás. Unos meses más tarde, me llamó y me dijo: «Vamos a hacer crecer tu proyecto SeaBird». Por aquel entonces, el SeaBird era para siete personas, pero en mi cartera tenía muchas ideas y dibujos, incluidos algunos monoplazas.

Montamos la empresa SeaBird en el mismo espacio de oficinas que la Fórmula E y la Extreme E, así que me encontré rodeada de gente de carreras. Durante la pandemia, Rodi Basso (cofundador y director general de E1 Series) y Alejandro tuvieron la brillante idea de hacer una competición para el agua. Así que volvieron a pedirme que cambiara mi enfoque y me dedicara a las carreras de barcos.

P. Háblenos del diseño del RaceBird.

R. El RaceBird se diseñó de forma paralela a la construcción del campeonato E1. Recreamos y escribimos nuestras propias reglas. Normalmente, en las carreras de lanchas rápidas, se va en línea recta, pero nosotros intentamos hacer más giros y vueltas y crear carreras más cortas. Somos muy buenos en los giros y creo que eso es la clave de nuestro futuro. Hay gente que se acerca a nosotros y nos dice: «Hacéis barcos de carreras pero no sois tan rápidos», pero todo se basa en la aceleración. Estoy muy orgulloso de lo que hemos conseguido en tan poco tiempo.

La lancha eléctrica E1 ‘RaceBird’ por la ciudad de Venecia. LLOYD IMAGES

P. ¿Cuál ha sido su experiencia como mujer en la industria?

R. Como sabe, es un mundo de hombres, especialmente la industria naval. Como mujer, tienes que encontrar gente que crea en ti, que te respete y que te deje hacer lo tuyo sin entrar a tomar el control. Pasé mucho tiempo tratando de encontrar a las personas adecuadas para trabajar. Alejandro y Rodi creyeron en mi visión y la apoyaron, pero también me dieron mi espacio. Cuatro años después, sigo teniendo el mismo espacio y plataforma. Creo que eso es una parte importante de que esté satisfecho con el lugar donde estoy ahora.

P. ¿Cree que es importante que haya más diversidad en la industria?

R. Sí, absolutamente, al 100 %. Tengo que intensificar mi trabajo en SeaBird. En este momento, el equipo de ingenieros está formado sólo por hombres, y me da un poco de vergüenza. Es muy importante tener mujeres a las que admirar. En mi oficina, hace 10 años, no había muchas mujeres a mi alrededor, pero son superinspiradoras.

Rodi Basso, cofundador y director general de E1, Brunello Acampora, Sophi Horne, diseñadora de RaceBird, y Alejandro Agag, cofundador y presidente de E1. DAVE BENETT/GETTY IMAGES PARA E1

P. Más allá del RaceBird, ¿cuál es su principal objetivo en SeaBird Technologies?

R. Estamos haciendo un crucero de día y una embarcación auxiliar, todos ellos basados en el mismo ADN de diseño que el RaceBird. En realidad, el RaceBird es la hermana pequeña del SeaBird. Son proyectos entre bastidores en los que he estado muy ocupada.

P. De cara al futuro, ¿cuál es su máxima ambición?

R. Tengo grandes sueños. Tengo muchos diseños relacionados con el agua, incluso estoy pensando en islas flotantes. También me encantan los veleros. Ahora hago lanchas eléctricas, pero algún día me gustaría hacer un gran velero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.