Nautik People

Nautik People | Grant Dalton, historia viva de la Copa América de Vela

España volverá a ser en 2024 sede de la Copa América de vela. Barcelona será la sede de la 37ª edición de la Fórmula 1 del mar. Y todo gracias a una persona: Grant Dalton, el CEO del Team New Zealand, el equipo ganador de la 36ª edición de la competición

Hay que remontarse a 1850 para conocer el origen de esta competición, más antigua que los Juegos Olímpicos de la era moderna. Fue el primer marqués de Anglesey, Henry William Paget, quien la ideó como extensión de la primera Expo Universal que iba a celebrarse en el Crystal Palace de Londres al año siguiente. “La Gran Exposición” tenía como apellidos “de los trabajos de la industria de todas las naciones” y quería rendir tributo al nacimiento de la Segunda Revolución Industrial.

Al marqués el invento le explotó en la cara. Lo que pretendía ser una mera invitación de cortesía a John Cox Stevens, fundador del Club Náutico de Nueva York, para que participara en una carrera naval en torno a la isla de Wight, frente a catorce naves de la flota Real británica, se convirtió en la mayor afrenta que ésta pudo recibir. Lo de menos era el premio, una copa valorada en apenas cien guineas.

Lo importante era la demostración de la superioridad tecnológica de la construcción naval de la Corona británica y su capacidad para transportar mercancías de un continente a otro a la mayor velocidad posible. El bochorno fue monumental para el orgullo de la metrópoli: la ganadora fue la goleta estadounidense América, que pasaría a dar nombre a esta “batalla” naval y de egos. Desde entonces han pasado casi 175 años.

Y la Copa América es tan peculiar que las reglas de la competición las dicta quien gana la edición anterior y en este caso, el ganador fue el Te Rehutai, el monocasco AC75 con foils que el Emirates Team New Zealand, capitaneado por Grant Dalton, empleó para defender con éxito la Copa América para el Real Escuadrón deYates de Nueva Zelanda en 2021. Aprovechando su potestad de ganador, Dalton optó por Barcelona en vez de repetir en su Auckland natal para celebrar el desafío.

En Nueva Zelanda la navegación es una religión y Dalton no es una excepción. Comenzó a navegar a los 8 años y a los veinte tuvo una epifanía: estando en casa de sus abuelos, frente al mar, vio salir del puerto al Heath’s Condor, el barco patroneado por Peter Blake, que participaba en la Whitbread Round the World Race e inmediatamente supo que quería hacer eso.

En la siguiente edición de la Whitbread –en 1981-82– partició como experto en velas y dio su primera vuelta al mundo, a bordo del Flyer II, patroneado por Conny van Rietschoten, que resultó ganador de la competición. En la siguiente regata, en 1985-86, volvió a participar, navegando a bordo del Lion New Zealand, patroneado por Peter Blake, y quedó en séptima posición. En la edición de 1989-90, fue el patrón del Fisher & Paykel, que llegó segundo. En la edición de 1993-94, logró otra vez el triunfo, esta vez como patrón del New Zealand Endeavour, en 120 días, 5 horas, 9 minutos y 23 segundos.

Y en 1997-98 quedó segundo como patrón del Merit Cup. En 2000, en compañía de Franck Proffit y Bruno Peyron, batió con el catamarán Club Med el récord de la travesía del océano Atlántico a vela, que en aquel momento quedó fijado en 10 días, 14 horas, 43 minutos y 44 segundos. Con ese mismo barco batió el récord de distancia navegada a vela en 24 horas, con 625,7 millas, ampliándolo en 2001 hasta las 655,2 millas.

Y en 2001-2 participó en su última vuelta al mundo Ocean Race, donde quedó tercero con el Amer Sports 1. En los últimos 15 años su nombre va unido al de la Copa América, al tomar en 2003 el mando del Team New Zealand, ganador en las dos últimas ediciones. Dalton es un navegante de leyenda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *