Nautik People

Jordi Puig: «Apostar por el mar es para mi familia una forma más de apostar por Barcelona»

Forbes Nautik entrevista al presidente del Real Club Náutico de Barcelona

Foto: Carlos Allende

El Real Club Náutico de Barcelona (RCNB) es el club de referencia de la Ciudad Condal, con más de ciento cuarenta años de historia y el punto de reseña del Mediterráneo para todos los amante de la vela. El Club organiza numerosas regatas y competiciones importantes, como el trofeo de Vela Conde de Godó o la célebre regata Puig Vela Clásica.

Desde el 3 de marzo de 2022 lo preside Jordi Puig, cuando su candidatura fue la elegida por la mayoría de socios y socias. Su proyecto pasa por internacionalizar más el Club y cuadrar los presupuestos y encontrar el equilibrio entre lo que se quiere hacer y lo que se puede hacer.   

PREGUNTA. ¿Cuándo se inició en el mundo de la vela y de los deportes náuticos?

RESPUESTA. Empecé a navegar a vela desde muy pequeño. Veraneo en Calella de Palafrugell desde siempre y de pequeño pasábamos largas temporadas. Al ser un pueblo de costa estaba siempre en contacto con el mar y los deportes náuticos, en los que me inicié desde muy temprana edad. Mi padre era un gran amante del mar y me trasladó su pasión. Salíamos cada día a navegar, y en el Club Vela Calella tomé mis primeras clases de vela.

P. ¿En qué barco empezó a navegar? 

Empecé a navegar en Optimist, al que luego siguieron el Laser, el 420 y el windsurf. Con 8 años heredé un Optimist de madera de un primo, que disfruté enormemente y con el que me fui contra las rocas en alguna que otra ocasión. Con estas experiencias aprendes a tener respeto, que no miedo, al mar. Lo guardaba en la playa, y un temporal de septiembre se lo llevó. Recordaré siempre el momento de llegar a la playa y no encontrarlo. Recuperé sólo el espejo de popa. Todavía me acuerdo de su nombre, 200. Nombre curioso.

En la actualidad tengo un barco de motor y estoy a la espera de la entrega de un crucero de vela.

P. Es empresario, consejero del grupo Puig. ¿Comparte su pasión por el mar con la empresa familiar? 

R. Por supuesto. Mi familia ha estado siempre muy vinculada y ha compartido y comparte con todos sus miembros una gran pasión por el mar y los deportes náuticos. A través de Puig, nuestra empresa familiar, se ha establecido una estrecha relación con el mismo. Con la marca Agua Brava esponsorizamos y apoyamos la Copa del Rey de Vela de Palma de Mallorca durante casi 25 años, y actualmente esponsorizamos la Puig Vela Clásica Barcelona del propio RCNB. Regata muy consolidada en el Mediterráneo, con la participación de embarcaciones emblemáticas y de distintas nacionalidades, de la que este año celebramos la 15ª edición. Barcelona es nuestro origen, está nuestra sede y es nuestra ciudad, y el mar es para Barcelona una parte importante de su vitalidad. Apostar por el mar es para mi familia una forma más de apostar por Barcelona.

P. Usted mantiene una larga vinculación con el RCNB, del cual es socio desde el año 2008. ¿Por qué se hizo socio y qué representa este club para usted?

R. Mi relación con el club empieza en mi juventud como acompañante de mi familia, especialmente de mi padre, que fue presidente del mismo desde el año 2004 hasta el 2008, año en el que falleció. En ese momento me hice socio y he estado vinculado al Club como miembro de la junta directiva primero, después como vicepresidente y ahora como presidente.

Para mí representa una entidad referente en Barcelona del deporte de la vela y un lugar especial al que le tengo una sincera estimación.

P. El 3 de marzo de 2022 fue elegido presidente del RCNB. ¿Qué objetivos principales se ha marcado durante su mandato?

R. Tras prácticamente dos años de pandemia debemos revitalizar de nuevo la actividad del Club en sus distintos ámbitos, especialmente el social, donde el número de celebraciones, eventos y encuentros se ha visto muy reducido. En el ámbito deportivo se tomaron decisiones muy acertadas durante la pandemia, dando cumplimiento, pese a las dificultades, a casi todo el calendario de regatas. Ahora queremos potenciarlo más todavía y lograr niveles de participación más elevados. Tenemos muchos proyectos en mente y acciones concretas a llevar a cabo, empezando primero de todo, por la escuela de vela, que es la base del desarrollo de nuestro deporte.

Ya estamos actualizando y aumentaremos la flota de embarcaciones con el objetivo de mejorar en la calidad de la formación e incrementar al mismo tiempo el número de alumnos, y a futuro la creación de un equipo juvenil de competición de vela ligera. A nivel regatas tenemos un buen calendario anual recurrente que abarca las distintas categorías (vela ligera con Laser y Fin, cruceros, clásicos y monotipos) y queremos apoyarlo con eventos que proyecten el Club a nivel internacional, como por ejemplo este año con la celebración de una prueba del circuito 52 SuperSeries o el año próximo con el mundial ORC A Dos.

A nivel social tenemos la asignatura de rejuvenecer la masa social del Club por lo que somos conscientes de la necesidad de aumentar los servicios a los socios para tener una mayor capacidad de captación de jóvenes navegantes con familia. El reciente incremento de superficie (hemos integrado una parte del muelle anteriormente gestionada por el APB) nos ha dado la opción de reubicar la escuela de vela y eso nos permite plantear una redistribución de los espacios haciendo más eficientes los actuales y abriendo opciones a nuevos servicios.

Foto: Carles Allende

P. ¿Qué avances cree que se podrán ver este año?

R. Proyectos e iniciativas tenemos muchos, pero evidentemente hay que cuadrar los presupuestos y encontrar el equilibrio entre lo que se quiere hacer y lo que se puede hacer. La voluntad de la Junta, que tengo el honor de presidir, tiene una clara voluntad de maximizar los proyectos a realizar. Veremos avances en la escuela de vela con su nueva ubicación y nuevas embarcaciones, en la puesta al día de distintas zonas de la sede y en la instalación de placas fotovoltaicas para la generación de energía limpia y de autoconsumo. La Copa América supone también además de una gran oportunidad para Barcelona una buena oportunidad para nuestro Club para estar presente en un acontecimiento que nos permitirá poner el Club en colaboración con la organización del evento. Estamos muy focalizados en esta labor y ello generará sin duda buenas oportunidades para nuestro Club. 

P. El RCNB organiza cada año grandes regatas, ¿qué presupuesto tienen? 

R. En el Club tenemos un amplio calendario de regatas. Como tenemos escrito en los estatutos del Club, es su misión el fomento del deporte de la vela y la promoción de la actividad náutica. Está en su ADN y es nuestra pasión. Por eso el Club es un referente de nuestra ciudad. En cuanto al presupuesto le destinamos todo lo que podemos, aunque sea una actividad deficitaria para el Club, pero es nuestra razón de ser.

P. Medio ambiente y sostenibilidad. ¿Qué le dicen en términos marinos?

R. La vertiente de sostenibilidad es un área donde queremos focalizarnos. Como le acabo de comentar, en breve empezaremos con la instalación de placas solares para generar y consumir energía, reduciendo nuestra huella medioambiental. Al mismo tiempo estamos en estudio de encontrar vías de colaboración en el impulso de la economía azul.

«En breve empezaremos con la instalación
de placas solares para generar
y consumir energía»

P. Después del parón por la pandemia, ¿cómo se presenta la temporada náutica?

R. Tras la pandemia, se ha visto que todos tenemos muchas ganas de salir y participar en actividades, recuperar el tiempo de alguna forma. A nivel náutico no es distinto. Se ha notado ya en las regatas organizadas por el Club, en las que el nivel de asistencia ha sido muy alto.

P. Hace unos días se ha celebrado la primera gran prueba náutica en Barcelona, el Trofeo de Vela Conde de Godó, ¿cómo ha ido?  

R. El Trofeo Conde de Godó de este año ha sido impresionante. Ha sido una edición récord en inscritos, 70 embarcaciones, y hemos gozado de muy buenas condiciones para su celebración. Es una regata muy especial, ya que es de las más antiguas del Mediterráneo y se ha celebrado ininterrumpidamente desde su primera edición. En el año 2020, año de la pandemia, el Club decidió realizarla, aplicando todas las medidas de protocolo sanitario. Hubo muchas cancelaciones en de eventos deportivos como sabemos, pero el Godó se celebró.

P. Del 13 al 16 de julio organizarán la XV Regata Puig Vela Clàssica, que reúne a la élite mundial de veleros clásicos. ¿Qué nos puede adelantar? 

R. Sólo puedo adelantar que será una edición especial, no sólo porque es el primer año que se realiza en condiciones de normalidad, postpandemia, sino porque es el 15 aniversario desde su creación. Tenemos muy buenas expectativas en cuanto a participación.

P. Hace unos meses se otorgó a Barcelona la celebración de la Copa América. ¿Qué va a representar para la ciudad en términos tecnológicos, económicos, iniciativas, imagen…?

R. La celebración de la Copa América en Barcelona tendrá un impacto muy importante para la ciudad. Es el tercer evento en seguimiento a nivel mundial, tras las olimpiadas y el mundial de fútbol, y se espera que genere en torno a los 1.200 millones de impacto económico para la ciudad. Barcelona es un destino turístico histórico por muchas razones, y la Copa América atraerá a nuevos visitantes relacionados con el mundo de la vela. Estamos ante un evento que utiliza la tecnología más avanzada del mundo en navegación y altamente preocupada por el medio ambiente. Nos dejará como legado una mayor concienciación sobre el cuidado del mar y los océanos al tiempo que dará relevancia y mayor visibilidad al deporte de la vela en nuestro país. 

P. ¿Qué papel va a desempeñar el RCNB en la Copa América?

R. Desde el RCNB hemos estado muy vinculados con el proceso de asignación de la sede y seguiremos vinculados con la organización del evento y con los distintos equipos participantes. Con el Emirates Team New Zealand, propietario del evento hoy día, tenemos una relación muy estrecha. Y estamos hermanados con acuerdo de correspondencia con el Royal New Zealand Yatch Squadron, “guardián” del Trofeo. Estamos explorando con ellos distintas vías de colaboración que desvelaremos en cuanto estén concretadas. Igualmente tenemos muy buena relación con el resto de los equipos y clubs que compiten. 

Barcelona se convertirá en los próximos años en el centro de la vela mundial, y el RCNB es un club de referencia de la ciudad, por lo que no tengo duda de que se convertirá en punto de encuentro del sector durante estos años. De hecho, desde el momento que Barcelona fue declarada sede del evento, hemos aumentado el número de peticiones de asociación de distintos clubs internacionales y ya se han programado distintas actividades en el Club relacionados con la Copa América.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.