Bitácora

Cruceros fluviales en familia: así es el concepto de moda para las vacaciones de este verano

«Le Boat» es una de las empresas que abre el campo de la navegación fluvial a todos los públicos

¿Hotel, mar y tumbona? ¿O mejor montaña para evitar el calor? Si aún está planteándose las vacaciones de este verano, sumamos una nueva opción: un crucero fluvial donde disfrutar con toda la familia e incluso con las mascotas a bordo.

Es la elección de moda que cada vez gana más adeptos: alquilar entre toda la familia un barco para vivir una aventura diferente en la que, además, se comparten los gastos y supone una inversión menor que con otras opciones.

Una de las marcas líderes que ofrece este concepto es «Le Boat», que dispone de una flota de 900 barcos repartidos en 21 bases en Francia, 13 en Europa y 2 en Canadá. Unos modelos especialmente diseñados para grupos grandes (para 6 o 12 personas) con 4 niveles de confort.

El equipamiento permite vivir cada momento al máximo sin sentirse apretado (por ejemplo, de 2 a 5 baños según el barco). Los destinos propuestos también reconcilian a todas las generaciones: todos encontrarán actividades de ocio a su medida, según sus gustos y personalidad (playa, campo, gastronomía, vino, deporte o patrimonio).

Además, estas vacaciones tan particulares permiten planificar paradas para, por ejemplo, nadar. Todas las generaciones disfrutarán también descubriendo lugares culturales, deportivos y naturales a lo largo de las vías navegables. Ser capitán de su propio barco permite navegar libremente, sin la menor restricción: te paras donde quieres y cuando quieres, sin más obligaciones.

En este caso, «Le Boat» ofrece destinos como Camarga, Bretaña, Canal du Midi o Canadá, dando la oportunidad al cliente de elegir el destino, el barco y los extras (como bicicletas, provisiones, check-in prioritario y devolución tardía, barbacoas, servicio de limpieza, productos de limpieza ecológicos…).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.