Barcos

Esta embarcación de fibra de carbono lleva el espíritu de las carreras al océano

Hablamos del SAY 42, un «supercoche sobre el agua» creado por el fabricante alemán de barcos SAY Carbon Yachts

Say 42 ha sido descrito como un "súper coche en el agua"- SAY CARBON MARBELLA

Si ha tenido oportunidad de escaparse a la costa española, es posible que haya visto una raya roja pasar zumbando por la orilla. Lo más probable es que se trate del SAY 42, un «supercoche sobre el agua» creado por el fabricante alemán de barcos SAY Carbon Yachts. Esta empresa con visión de futuro utiliza tecnologías avanzadas para construir lujosas embarcaciones de día de fibra de carbono. Con tres modelos en el mercado y un cuarto en producción, SAY es un nombre a tener en cuenta. De todos modos, es difícil pasar por alto sus inconfundibles embarcaciones.

Tras el éxito del SAY 29 y de su hermana eléctrica, el SAY 29E, la empresa presentó en mayo en Marbella su nueva embarcación, el SAY 42. Al igual que los modelos originales, el 42 apuesta por la alta eficiencia y las bajas emisiones. Se dice que el consumo de combustible es un 50 % menor que el de las embarcaciones de la competencia de su clase y su estructura monocasco de carbono la hace superligera para poder volar por el agua a velocidades de 50 nudos. Su casco de alto rendimiento atraviesa las olas con rapidez y suavidad gracias a los estabilizadores giroscópicos que pueden activarse y desactivarse con solo pulsar un botón.

Una lujosa cama de día aumenta la comodidad del SAY 42 – CHARLY SIMON PHOTO
Los asientos al más puro estilo Fórmula 1 dan un toque diferente al barco – CHARLY SIMON PHOTO

SAY Carbon Yachts está dirigida por Karl Wagner, un especialista austriaco en carbono, famoso por haber revolucionado la industria de los yates con la tecnología del carbono. Anteriormente director general de Carbo Tech Composites en Salzburgo, compró SAY al fundador en 2015.

«Los barcos de carbono son el futuro. Este tipo de barco es muy nuevo. Es como un coche deportivo», dice Sascha Falk, socio gerente de SAY Carbon Yachts Marbella, señalando las distintivas líneas del casco y los asientos del piloto. «Elegimos este color porque es rojo de competición. Para algunos, el rojo puede ser demasiado agresivo, pero yo no lo creo. Y con el bonito diseño de los cojines, resulta muy elegante».

Este espíritu de competición es algo natural para el director general Karl Wagner. «Karl no es un constructor de barcos normal. Viene del mundo de las carreras y ha trabajado en el automovilismo durante décadas. Cuando eres responsable de un coche de Fórmula 1, tienes que hacerlo lo mejor posible para poder ser competitivo. Él aporta ese espíritu al negocio de los barcos», dice Falk. «Es inspirador porque siempre está pensando en cómo podemos mejorarlo, desde el consumo de combustible hasta cómo te sientes en el barco, pasando por los estabilizadores Seakeeper. Es un proceso tedioso, pero muy divertido. Es el Steve Jobs del mundo de los barcos de carbono».

El barco está disponible en rojo o color champán – CHARLY SIMON PHOTO

El SAY 29 original se diseñó como un barco de lago y, con el tiempo, cada vez más gente empezó a pedir al equipo barcos para el mar, así que desarrollaron el 42, revela Falk. «El 29 y el 42 son muy diferentes. El 29 es más deportivo. Es muy ligero y la sensación de aceleración es increíble. Con la 42, queríamos hacer una experiencia más cómoda, así que la hicimos más grande y le añadimos una gran cama de día. Puedes ir en el 42 con ocho o diez personas en una experiencia muy relajada, como un desayuno a bordo o una copa de vino al atardecer».

El siguiente modelo, el SAY 52, se lanzará oficialmente en el Cannes Yachting Festival de 2023. «El 52 es la consecuencia lógica del mercado», dice Falk. «Ahora que el 29 y el 42 están en el agua y funcionando, nuestro plan es hacer el barco un poco más grande y añadir una cocina para aumentar su comodidad. También tendremos dos baños y dos plazas para dormir, en lugar de una. Será un barco muy singular».

Los tres modelos existentes utilizan las últimas tecnologías de carbono – CHARLY SIMON PHOTO

De cara al futuro, el equipo tiene previsto ampliar su colección de barcos de carbono, aumentando lentamente su tamaño con el tiempo. «El mercado de barcos de más de 55 metros es muy grande, pero nosotros nos centramos sólo en la gente que quiere esa sensación especial de un supercoche: con nosotros, obtienen un superbarco», dice Falk. «En el futuro puede que hagamos un 62 o un 72, pero eso no lo decido yo. Le corresponde a Karl, porque él es quien tiene la visión de lo que es un barco perfecto».

Tras el éxito de sus sedes en Ibiza, Mallorca y Marbella, SAY Carbon Yachts también se expandirá a Dubai en otoño de 2022, seguido de otras zonas de Oriente Medio, antes de dirigirse a los Estados Unidos con una oficina en Miami. Así pues, es posible que pronto veamos yates de carbono pasando a toda velocidad por la costa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.