Actualidad

Todo por decidir en la Superyacht Cup Palma

Las tres clases de la Superyacht Cup Palma se han lanzado al campo de regatas en una ceñida en dirección a la misma ciudad de Palma

Intensa jornada la de este viernes 1 de julio en Palma. Los cambios en la suerte y en la dirección del viento han marcado el New Zealand Race Day en la Superyacht Cup Palma, la segunda jornada de competición en la que se ha reunido a toda la flota de espectaculares superyates, y que deja un final abierto para la prueba final de mañana sábado.

Con una brisa estable del noreste que posteriormente ha rolado ofreciendo las condiciones más habituales de la bahía de Palma, las tres clases de la Superyacht Cup Palma se han lanzado al campo de regatas en una ceñida en dirección a la misma ciudad de Palma.

Una vez más, el majestuoso cuarteto de Clase J ha ido abriendo el camino y los cuatro titanes han llegado a la línea de salida con apenas unos segundos de diferencia, en una poética demostración de poder con sus velas negras superpuestas.

El Ranger, con su casco blanco, ha sido el primero en virar, seguido por el Topaz, líder de la clase tras las dos primeras jornadas de competición. Mientras tanto, Velsheda y Svea han permanecido amurados a estribor durante unos minutos que han resultado ser decisivos, ya que la pareja ha establecido una estrecha ventaja en la primera baliza que ha logrado mantener hasta el final.

Esta victoria en el New Zealand Race Day ha permitido a Velsheda dar la vuelta a la cuarta posición de la prueba de ayer. Su capitán, Barney Henshaw-Depledge comentaba: «Hoy hemos tenido una buena actuación y hemos conseguido superar a Svea. Obviamente ha sido mucho más alentador y el propietario, que iba al timón, se ha marchado muy feliz. En cuanto a mañana, puede ser más de lo mismo, y es genial estar de vuelta en el grupo».

La segunda plaza de Svea en el New Zealand Race Day, le ha permitido alargar su ventaja en la clasificación general provisional, en la que se mantiene a la cabeza, dos puntos por delante de Velsheda, y con Ranger y Topaz, empatados en tercer y cuarto puesto, respectivamente.

En Clase A, la unidad más pequeña de la clase, Rose, un Wally diseño Farr de 24 metros de eslora, ha dado la sorpresa alzándose con la victoria, tras haber tenido que abandonar la prueba de ayer debido a un problema de propulsión.

«Somos un equipo nuevo y la embarcación más pequeña de aquí, por lo que tenemos mucho que aprender, luchar contra los grandes barcos es difícil y tenemos que actuar de manera inteligente. Ayer, lamentablemente, tuvimos un problema y tuvimos que retirarnos justo después de la salida. Si lo hacemos muy bien mañana, tenemos la oportunidad de conseguir el primer puesto, así que vamos a intentarlo», señalaba Jesper Radich, táctico de Rose.

La segunda posición del día en Clase A ha sido para Kiboko Tres, de 32 metros, otro diseño Farr construido por Southern Wind Shipyard que continúa líder de la general conjunta. Por su parte, Plattoo, la unidad de 33 metros de Vitters Shipyard con diseño Malcolm McKeon, ha sido tercero en la prueba de hoy y se mantiene segundo en la tabla provisional.

Por su parte, Savannah, diseño Pedrick de 27 metros de eslora, no ha perdonado en Clase B, haciéndose de nuevo con la victoria en el New Zealand Race Day por solo un segundo de ventaja en tiempo compensado, situándose en un cómodo primero con dos puntos, seguido del gigante Ganesha de 46 metros, otra unidad de Vitters Shipyard, diseñada por Dubois Naval Architects con cuatro puntos. Archelon, de 37 metros, diseño Humphreys y construcción de Pendennis Shipyard con seis, y La Belle, también de Vitters Shipyard de 43 metros y diseño Dubois, con un total de 9 puntos.

El táctico de Ganesha, Mark Sadler, comentaba: «Terminar el día con una diferencia de un segundo respecto al primer barco es fantástico. Obviamente, miras hacia atrás y piensas dónde se podría haber ganado o perdido ese segundo, pero es lo mismo para el otro. Ha sido un día complicado y el viento era diferente. Llevamos dos segundos puestos, así que todo está en juego para mañana».

Una vez completada la competición en el agua, la amplia terraza del Real Club Náutico de Palma acogía la Happy Hour de North Sails y la entrega de trofeos del día. Tras ello, se ha celebrado uno de los eventos más destacados de Superyacht Cup Palma, la exclusiva barbacoa de verano para armadores en la mejor dirección de Mallorca, el St. Regis Mardavall Mallorca Resort.

La edición de 2022 de la regata de superyates más antigua de Europa llega a su fin mañana sábado con el St Regis Race Day, que decidirá los vencedores de una regata muy disputada. Junto con el reloj oficial Jaquet Droz, la Superyacht Cup Palma cuenta con los siguientes Silver Partners: Astilleros de Mallorca, Evolution Sails, Gottifredi Maffioli, RSB Rigging, Marinepool, Vitters Shipyard, Baltic Yachts y Hoek Design.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.