Actualidad

Sobrevivir a un naufragio con cuatro muertos en las Galápagos

Es la historia de cuatro estudiantes de la Universidad de Málaga, que lograron salir indemnes del hundimiento de una barca en Ecuador

Fuente: Twitter

Estefanía, Marina y Ana acaban de volver a casa con muchas historias por contar. Junto a Yaiza, el 25 de septiembre, vivieron un momento difícil de borrar: ese día, ayudaron a rescatar a varios pasajeros de una lancha de cabotaje que se hundió en las Islas Galápagos, a una milla de la costa.

Las estudiantes de la Universidad de Málaga, que estaban participando en proyectos de cooperación internacional en Ecuador, se lanzaron al agua cuando el mar ya se tragaba la embarcación. Lograron nadar hasta otra lancha que había en la zona y ayudaron a rescatar a parte del pasaje, según explicó EFE.

 Ruta en la que se hundió la lancha. OPENSTREETMAP

Viajaban junto a una treintena de personas, de las cuales cuatro fallecieron. La intención de la embarcación era dirigirse a Santa Cruz, pero la lancha ya tuvo problemas para zarpar debido a un fallo de motor, retrasando una hora y media el viaje.

En mitad de la travesía, la barca se quedó sin gasolina. Tras recargar combustible, la embarcación prosiguió su camino y, tras un último fallo de los motores, se acabó hundiendo. «Nosotras fuimos de las primeras pasajeras en subir», relataban las jóvenes malagueñas a Diario Sur.

Una de ellas, Estefanía, se puso a lanzar chalecos salvavidas, boyas y flotadores para intentar salvar a los pasajeros. «Pudimos rescatar a 14 o 15 pasajeros. Al principio todos gritaban, los niños lloraban… pero mis compañeras cuidaron de ellos e intentamos tranquilizar a todo el mundo para que no hubiera más nervios de los que ya dejaba la situación», narraba a Diario Sur.

Las jóvenes se encontraban realizando una beca de cooperación internacional en las Galápagos vinculada a la identificación por técnicas moleculares de las especies invasoras que suponen un riesgo para la alimentación, flora y fauna autóctonas, y otro orientado a la conservación de la vegetación de las islas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *