Actualidad

Netflix estrena un documental sobre la histórica Copa América de Vela de 1983

El Australia II marcó un hito al terminar con la trayectoria de victorias más larga de la historia del deporte, venciendo al Club de Yates de Nueva York, derrotado por primera vez en 132 años

Recuerdo exactamente lo que estaba haciendo cuando Dennis Conner y el New York Yacht Club perdieron la America’s Cup contra Australia en 1983. Yo era un joven de 15 años de Nueva Inglaterra (Estados Unidos) que había sido educado para asumir que la America’s Cup sería SIEMPRE propiedad del NYYC (Club de Yates de Nueva York). Y que los partidos de la Copa se celebrarían SIEMPRE en Newport, Rhode Island.

Puede sonar bastante arrogante ahora. Pero en aquella época, el NYYC había defendido con éxito la «America’s Cup» contra todos sus rivales durante 132 años. Así que, cuando eres un adolescente americano preparado, y la racha de victorias de tu equipo dura 132 años, supongo que un poco de arrogancia es de esperar (y espero que se perdone).

(Pie de foto original) Un orgulloso John Bertrand, patrón del Australia II, sostiene la Copa América después de que le fuera entregada a él y a su tripulación durante las ceremonias en la Marble House de Newport el 27 de septiembre. El equipo australiano ha sido el primer conjunto extranjero en ganar la America’s Cup a los americanos en 132 años. ARCHIVO BETTMANN

Por supuesto, no fui el único regatista estadounidense que pensó que la racha sólo iba a continuar en 1983. Y la verdad es que sólo una pequeña parte del público estadounidense que navegaba sabía de la existencia de la America’s Cup en 1983… hasta que el Australia II de John Bertrand empezó a vencer a todos los aspirantes y luego al Liberty de Dennis Conner en la Copa de ese año. Entonces, el mundo entero sintonizó para ver si la racha de victorias más larga del deporte (en manos del país más poderoso del mundo por aquel entonces) iba a ser rota por un equipo de australianos bronceados con un misterioso barco nuevo.

Siempre pensé que la historia de la Copa América de 1983 podría ser un gran documental porque sus temas -el desvalido que vence al favorito, cómo la gente común puede hacer cosas extraordinarias y la novedad y la historia de la vela competitiva- atraerían a una audiencia global.

Y ahora que acabo de ver el volumen 2 de Secretos del deporte: La regata del siglo, que se estrena en breve en Netflix, me complace informar de que toda una nueva generación de personas (no sólo los marineros adolescentes) podrán experimentar la magia de la Copa América de 1983 por sí mismos. De hecho, al ver las sonrisas, los pantalones cortos, el pelo largo, las gafas de sol con montura de oro y las extensas imágenes de archivo de las regatas, me he puesto un poco sentimental por los «buenos tiempos», cuando la vida parecía más sencilla, aunque no lo fuera.

(Pie de foto original) Newport, R.I.: La feliz tripulación del Australia II es saludada por los espectadores mientras son remolcados al muelle después de derrotar al yate estadounidense de 12 metros Liberty en la séptima y última regata de la serie de la Copa América. ARCHIVO BETTMANN

Así que os animo a todos a buscar Secretos del deporte: La regata del siglo que se estrena en Netflix el 6 de septiembre. Está dirigida por los hermanos Chapman Way y Maclain Way, ganadores de un premio Emmy, y producida por Ben Silverman, Howard T. Owens e Isabel San Vargas, de Propagate, que han desenterrado imágenes nunca vistas y muestran entrevistas con John Bertrand, Dennis Conner y otros miembros clave de las tripulaciones estadounidense y australiana de 1983. La película también destaca el talento único del ingeniero Ben Lexcen, y su diseño radical del yate más rápido de la historia que revolucionó el deporte de la vela.

(Pie de foto original) Newport, Rhode Island: Regatas de la Copa América: Alan Bond y John Bertrand, de Australia, saludan y hacen la señal de «pulgares arriba» tras derrotar a Estados Unidos en la Copa América. ARCHIVO BETTMANN

«La Copa América de 1983 es una historia increíble de personajes y patriotismo», dijo Chapman Way. «Lo que realmente nos fascinó fue que la competición no se centraba tanto en lo físico como en una prueba de ingeniería e inteligencia. La America’s Cup une las mejores mentes de nuestro país contra las mejores mentes de su país, y los mejores recursos de nuestro país contra los mejores recursos de su país».

«Fue extraordinariamente divertido como estadounidenses hacer una historia que, en su raíz, es una historia del nacimiento de la identidad nacional australiana moderna», añadió Maclain Way. «Parece una locura, pero muchos de los australianos de más edad con los que hablamos dijeron que no tenía ningún sentido de identidad australiana antes de la Copa América de 1983, pero que después hubo un gran sentido de identidad australiana. Así que siempre que se pueden aprovechar estas historias deportivas, los cineastas nos emocionamos».

(Pie de foto original) Newport, Rhode Island: Regatas de la Copa América: Alan Bond, de Australia, sostiene la Copa América tras derrotar al competidor de Estados Unidos, el Liberty. ARCHIVO BETTMANN

La historia lo tiene todo. El drama de David contra Goliat. Egos enormes. Hermosos telones de fondo. Mucho dinero. La mística que rodeó la racha de victorias más larga del deporte. De hecho, la Copa de 1983 representa el momento en el que la America’s Cup empezó a dejar de ser la estereotipada competición de veleros relativamente lentos entre clubes náuticos rivales, para convertirse en una competición global sexy y rápida entre clubes náuticos rivales –y sus largas listas de patrocinadores corporativos– en barcos de regatas hidroplanos que competirán en la America’s Cup de Barcelona en 2024.

Esté atento a mucho más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.