Actualidad

Los españoles que darán la vuelta al mundo a vela, a favor de SailGP: «La hidroala es el futuro»

Támara Echegoyen desayunó en Alicante presenciando el Gran Premio de Singapur de SailGP y Pablo Arrarte afirma que es “un formato genial y ¡ojalá perdure!”

Pablo Arrarte

Mientras las tripulaciones que participan en la edición de 2023 de The Ocean Race velaban armas en Alicante, antes de la salida de su largo periplo de unos noventa días alrededor del globo, que tendrá lugar mañana domingo, en la república de Singapur, en el Sudeste Asiático, se producía esta mañana, a las 7:00 hora española, el comienzo de la octava carrera del campeonato mundial de SailGP, en el que participa el F50 español patroneado por Jordi Xammar. 

Aunque SailGP representa la máxima novedad tecnológica en lo que a competiciones de vela se refiere y The Ocean Race puede considerarse como una competición de vela más “tradicional” (las comillas son a propósito), este año presenta por primera vez a competición unos barcos monocasco llamados IMOCA Open 60 que incorporan hidroalas a su estructura, como ya sucede en los catamaranes F50 que compiten en SailGP, que tanto resquemor producen entre los “puristas” de la vela… 

Sin embargo, tanto Pablo Arrarte (Santander, 1980) como Támara Echegoyen (Orense, 1984) se muestran satisfechos por el nacimiento de esta nueva liga profesional de regatas. Echegoyen –tripulante del Guyot Team Europe alemán, que participa en la IMOCA Open 60– nos recuerda que “la anterior Vendée Globe ya se realizó con hidroalas” y que las hidroalas “ya forman parte de la vida de los regatistas y ya están presentes en muchos barcos. La hidroala es el futuro. La hidroala es velocidad. Las etapas se harán cada vez más rápidamente y los barcos estarán cada vez más preparados para navegar a mayor velocidad”.

Para Pablo Arrarte –experto navegante, con seis participaciones en The Ocean Race, en la que debutó en la edición 2008-2009, cuando todavía se llamaba Volvo Ocean Race, y que en esta oportunidad es el patrón del WindWhisper, el barco polaco que compite este año en la categoría VO65– las hidroalas hay que verlas como parte del proceso evolución de este deporte. “Como sucedió hace unos años con la Copa América de vela, SailGP forma parte de la evolución de la vela: de los multicascos a las hidroalas”.

Támara Echegoyen

Para Arrarte, SailGP es “un evento impresionante, con unos barcos impresionantes en los que no he tenido oportunidad de navegar, pero me parecen unas máquinas bestiales, unos Fórmula 1”. Y añade una valoración muy positiva de su nacimiento: “El concepto es muy bueno, porque se celebra cerca del puerto, es muy visible y las carreras son muy rápidas y cortas. Es un formato genial y ¡ojalá perdure!”.

Sin embargo, eso no significa que podamos ver a Arrarte en un futuro cercano probándose al volante de esos bólidos marítimos. La edad juega irremisiblemente en su contra: “Yo ya estoy un poco fuera para eso: ahí están chavales muy jóvenes que han crecido con las hidroalas, mientras que a mí me supondría empezar desde cero aprender estas nuevas técnicas. Yo estoy mucho más experimentado en otro tipo de navegación”.

Támara Echegoyen, sin descartarlo tajantemente, sí admite que sus prioridades deportivas en este momento pasan por otros derroteros: “¡A mí me gustaría participar en todos los eventos profesionales que sea posible! Todo es una oportunidad para seguir creciendo, pero ahora me considero muy afortunada de estar en The Ocean Race y, además, estoy preparándome intensamente para mi participación en los Juegos Olímpicos de París 2024… ¡sólo tengo 365 días al año!”.

Lo que también es cierto es que esta misma mañana Echegoyen ha desayunado viendo la carrera: “Yo estoy muy contenta de que cada vez haya más circuitos profesionales de vela, porque tendremos cada vez más posibilidades de seguir siendo profesionales en este deporte. SailGP es uno de los más nuevos circuitos profesionales, en el que están navegando los que creo que son los mejores regatistas y es una gran oportunidad para cualquier regatista poder estar involucrado en cualquiera de esos equipos, así que yo, como aficionada, lo disfruto mucho: hoy, de hecho, ‘desayuné’ con ellos, porque navegaban muy temprano, a las 7:00 de la mañana, hora española, y estoy muy contenta de que haya un equipo español que pueda disfrutar de esa oportunidad”.

Desgraciadamente, las condiciones climatológicas en Singapur no han sido favorables para el equipo liderado por Jordi Xammar. Los vientos flojísimos obligaron a suspender una de las tres carreras programadas, obligando, además, a reducir las tripulaciones a cuatro únicos integrantes. El barco español –que formó con Jordi Xammar como patrón, y Florian Trittel, Diego Botín y Nicole Van der Veldens como restantes tripulantes– como ya sucediera en Dubái, penó en esas condiciones de viento, con un noveno y un séptimo puestos. 

Australia, una vez más, lidera la clasificación provisional del Gran Premio de Singapur, con solo dos puntos de ventaja sobre Gran Bretaña en segundo lugar. Todo está por decidir mañana, cuando se vuelva a reanudar la competición a las 7:00 (hora española). Según ha dicho la organización, se intentará recuperar la manga no disputada hoy, aunque las previsiones meteorológicas anuncian que las condiciones de viento no van a mejorar y hay, además, amenaza de lluvia…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *