Actualidad

La historia e imágenes de las dos islas privadas de Jeffrey Epstein que se venden por 125 millones

Se les conoce comúnmente como las ‘Islas de los pedófilos’

Las dos islas privadas del difunto Jeffrey Epstein, comúnmente conocidas como ‘Islas de los pedófilos’, situadas en las Islas Vírgenes de los Estados Unidos en el Caribe, han sido oficialmente puestas a la venta.

Según informó por primera vez The Wall Street Journalel par de propiedades se compone por Great St. James y Little St. James. Great St. James es la más grande de las islas, abarca casi 66,77 hectáreas, está situada cerca de St. Thomas, y permanece casi intacta. Little St. James, que abarca aproximadamente 29,13 hectáreas, tiene una residencia principal, cuatro casas de huéspedes, un helipuerto, un muelle privado, una gasolinera, tres playas privadas, dos piscinas y un gimnasio. También tiene una laguna repleta de flamencos, biblioteca, cine y cabañas. La isla también tiene una misteriosa estructura similar a un templo de la que se desconoce el propósito. Epstein compró Little St. James en 1998 y Great St. James en 2016. Tres años más tarde, en 2019, The New York Postpublicó que estaba construyendo ilegalmente un complejo en Great St. James.

La isla es el lugar donde Epstein forzó a menores de edad a ser sus esclavas sexuales. Según las alegaciones de los fiscales de las Islas Vírgenes han alegado que Epstein trajo niñas de tan solo 11 años a las islas, donde él y sus socios las agredían sexualmente, según The Wall Street Journal. En agosto de 2019, Epstein se suicidó en un centro de detención de Nueva York mientras esperaba juicio por cargos de tráfico sexual.

The Wall Street Journal también informó que un abogado del patrimonio de Epstein, Daniel Weiner, dijo que el dinero de la venta de las islas pagará las demandas pendientes y los costos de administración de las propiedades. Esta no es la primera de las casas de Epstein que ha sido vendida por su patrimonio. Su casa de Palm Beach fue comprada en marzo de 2021 por el desarrollador de bienes raíces de Florida Todd Michael Glaser por 18,5 millones de dólares (16,82 millones de euros), quien al adquirirla comenzó una demolición en la propiedad. La mansión de Epstein en Manhattan en el Upper East Side de la ciudad también se vendió en marzo de 2021 por 51 millones de dólares (46,36 millones de dolares), y sus otras propiedades en Nuevo México y París también están a la venta.

Si bien parece algo inimaginable comprar una casa o una propiedad donde han ocurrido actividades tan horribles, ha habido otras propiedades famosas «malditas» que se han convertido en atracciones o cuyos propietarios o representantes han intentado distanciar las propiedades de sus repugnantes pasados. La Mansión Versace es quizás uno de los ejemplos más notables. La vivienda de Miami fue el lugar del asesinato del diseñador de moda Gianni Versace en 1997 y se vendió en 2013 por 41,5 millones de dólares (37,73 millones de euros), más de 80 millones de dólares (72,72 millones de euros) por debajo de la tasación original. Hoy es un hotel y restaurante de lujo; los invitados pueden incluso dormir en el dormitorio de Gianni Versace.

También está el rancho Neverland de Michael Jackson, que abandonó después de ser absuelto de abusar de un adolescente allí, fue vendido en 2020 al multimillonario Ron Burkle por 22 millones de dólares (20 millones de euros), unos 78 millones de dólares (70,91 millones de euros) por debajo de su precio de cotización inicial. Desde entonces, el rancho ha sido renovado y renombrado como Sycamore Valley Ranch.

Muchas casas están estigmatizadas por su pasado oscuro, y varias han sufrido cambios de dirección para no afectar las ventas futuras. Esto incluye la casa de Brentwood, California, donde Nicole Brown Simpson y Ron Goldman fueron asesinados, lo que condujo al sensacional juicio por asesinato de O.J. Simpson, quien luego fue absuelto.

Las propiedades de Epstein las comercializa Modlin Group, Bespoke Real Estate y la firma local de las Islas Vírgenes Christie’s International Real Estate The Saints. Los agentes se negaron a comentar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.