Actualidad

La flota del ruso Abramovich, al detalle: 16 yates y 10 aviones por 1.600 millones de dólares

Los documentos muestran que el magnate sancionado posee una flota mucho mayor de lo que se sabía hasta ahora. Al menos uno de los yates no declarados anteriormente se encuentra actualmente en territorio francés, por lo que corre el riesgo de ser congelado por las autoridades

Una serie de documentos filtrados ha revelado varios activos no declarados anteriormente propiedad del multimillonario ruso sancionado Roman Abramovich. Los archivos, compartidos con el Organized Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP) y sus socios, entre ellos Forbes, muestran que Abramovich posee al menos otros 10 yates y embarcaciones a través de empresas y fideicomisos extraterritoriales, además de seis yates por valor de al menos 1.000 millones de dólares que ya eran de dominio público.

Los documentos proceden de MeritServus, un proveedor de servicios corporativos con sede en Chipre utilizado por los oligarcas rusos, y fueron compartidos inicialmente con The Guardian, que los recibió de un tercero anónimo. Según The Guardian, los archivos muestran que Abramovich transfirió la propiedad de 10 fideicomisos offshore con miles de millones de dólares en activos –incluyendo el fideicomiso que posee sus yates y jets privados– a sus siete hijos a principios de febrero de 2022, sólo tres semanas antes de la invasión rusa de Ucrania y alrededor de un mes antes de que Abramovich fuera sancionado por el Reino Unido y la UE. Una investigación del OCCRP utilizando registros de la empresa y documentos de la filtración también reveló que Abramovich había invertido unos 230 millones de dólares en una gran empresa forestal rusa –cuyos otros accionistas incluían al gobierno ruso– entre 2008 y 2016, antes de vender su participación por unos 110 millones de dólares un mes antes del estallido de la guerra en Ucrania.

Forbes identificó 10 buques propiedad de Abramovich que no se le habían atribuido anteriormente, lo que eleva su cuenta total a 16. Ocho de los barcos son pequeñas embarcaciones que, según los documentos filtrados, se «utilizan para apoyar las operaciones» del Eclipse, el megayate de 433 pies y 427 millones de dólares que Abramovich mandó construir en 2010. Eclipse está amarrado actualmente en el puerto turco de Bodrum, con otros tres yates de Abramovich –el Solaris, de 458 pies y 475 millones de dólares, el Halo, de 180 pies y 38 millones de dólares, y el Garcon, de 220 pies y 20 millones de dólares– anclados cerca, a lo largo de la costa mediterránea occidental de Turquía. Un representante de Abramovich no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Aparte de las ocho embarcaciones de apoyo, los documentos filtrados también muestran que Abramovich posee un barco a motor Bluegame de 40 pies llamado Umbra A, valorado en aproximadamente 1 millón de dólares en un informe anual de 2016. El más valioso de los yates no declarados anteriormente es el Kewpie, de 80 pies, valorado en unos 3 millones de dólares según los expertos en valoración de yates VesselsValue. El barco está registrado en Bermudas y actualmente se encuentra en el territorio francés de ultramar de Saint Barthélemy, más conocido como San Bartolomé, donde ha estado amarrado desde principios de noviembre. Abramovich es una cara conocida en San Bartolomé: posee dos propiedades en la isla, una de las cuales fue congelada por las autoridades francesas en abril.

Eso significa que el Kewpie también corre el riesgo de ser congelado, porque se encuentra en territorio francés y Abramovich está sometido a sanciones de la UE, a diferencia de los megayates de Turquía, que no ha impuesto sanciones a los oligarcas rusos. El Kewpie no es el único barco de Abramovich que podría tener problemas. Su Sussurro, de 162 pies y 11 millones de dólares, lleva casi un año amarrado en La Ciotat, en la Riviera francesa. Otro yate, el Aquamarine, de 30 millones de dólares y 164 pies de eslora, parece seguir en Holanda. El propietario final del Aquamarine es una empresa con sede en las Islas Vírgenes Británicas que Abramovich transfirió a su socio David Davidovich el 24 de febrero de 2022.

Abramovich utiliza una compleja estructura de entidades extraterritoriales para sus yates, además de otros activos como cuatro jets, seis helicópteros y villas y fincas de lujo. Su flota de 16 barcos y 10 aviones, valorada en 1.600 millones de dólares, es propiedad de varias empresas registradas en paraísos fiscales como Aruba, las Islas Vírgenes Británicas, la Isla de Man y Jersey, todos ellos conocidos por su secretismo y sus bajos regímenes fiscales. Los documentos filtrados, combinados con una orden de embargo de dos de los jets de Abramovich presentada por el Departamento de Justicia de EE.UU. en junio, muestran que todos estos activos -excepto Aquamarine- son propiedad en última instancia de Europa Settlement Trust, con sede en Chipre.

Hasta el 4 de febrero de 2022, Abramovich era el único beneficiario del fideicomiso. Pero ese día, dos de los representantes de Abramovich –David Davidovich y Tatyana Haykin– presentaron un documento que añadía a sus siete hijos como beneficiarios adicionales. Cuatro días más tarde, Abramovich fue eliminado por completo, dejando el fideicomiso y su tesoro de yates y jets a sus hijos. Las modificaciones del fideicomiso parecen haberse completado el 24 de febrero, el mismo día en que los tanques rusos entraron en Ucrania.

A pesar de los cambios introducidos en su fideicomiso en febrero, Forbes sigue considerando multimillonario a Abramovich, con un patrimonio neto estimado de 8.700 millones de dólares. Aunque los megayates y los jets son ahora técnicamente propiedad de sus hijos, el oligarca parece seguir controlándolos: Abramovich voló a bordo de su Gulfstream G650 de Israel a Estambul el 14 de marzo, antes de partir hacia Moscú al día siguiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *