Actualidad

Claves de la nueva ley de residuos: ¿frena la llegada de plásticos al mar?

Aumentar un 10% de botellas rellenables en el mercado reduciría en un 22,2% la llegada de botellas de plástico al mar

El Congreso de los Diputados ha aprobado la nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados para una Economía Circular finalizando este jueves su largo trámite parlamentario. La norma fija objetivos de reducción de residuos, prohibiendo la venta de productos de plástico de un solo uso.

Unas medidas que no contentan a todos. La patronal FIAB cifra en 2.000 millones el impacto negativo en el sector, mientras que ONGs como Oceana lamenta que la ley «deja fuera medidas para restringir toallitas, monodosis y anillas de plástico desechables».

Pero, ¿hasta qué punto afectará a nuestros mares esta nueva medida? En principio, la norma evitará que lleguen al mar productos de plástico como pajitas, bastoncillos, cubiertos, platos, cualquier producto hecho con plástico oxodegradable, así como las microesferas de plástico de menos de 5 mm, ya que quedará prohibido su uso.

Sin embargo, Oceana va más allá, subrayando que España «haya dejado pasar la oportunidad de aplicar medidas contundentes para eliminar monodosis y anillas, o reducir las toallitas húmedas, productos de plástico desechables que provocan graves daños en el ecosistema marino y sus especies».

Aún así, la organización internacional aplaude aspectos positivos de la ley que ha reclamado a lo largo del proceso, valorando como un «paso adelante» que el texto incluya la posibilidad de implantar sistemas de depósito y retorno para botellas de plástico, ya que calcula que un aumento del 10% en rellenables en el mercado reduciría en un 22,2% la llegada de botellas de plástico al mar.

Otro de los avances es que los productores de plástico tendrán que responsabilizarse de los costes asociados a la limpieza de los residuos que generan. Según estudios recientes, detalla Oceana, el coste de limpiar envases y recipientes para bebidas en playas españolas podría ascender a 141 millones de euros al año.

Igualmente, la ley también abre la posibilidad de prohibir las sueltas masivas de globos por parte de los ayuntamientos, aunque Oceana «lamenta que no se haya aprovechado la ocasión para acabar con esta práctica tan peligrosa para la fauna». 

Varios estudios calculan que cada año 11 millones de toneladas de plásticos llegan al océano, y si no se toman medidas al respecto, con su uso excesivo se estima que casi se triplique y alcance los 29 millones en 2040. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.